17 de junio de 2007

Trapitos sucios

Ya terminó la universidad hace un rato y hemos hablado mucho de eso, de la felicidad, de los esfuerzos, etc. Sin embargo, un tema ha quedado pendiente: los trapitos sucios; esas cosas que no debieron pasar y que se dieron a vista de nuestros ojos.

Hay muchos ejemplos de cosas raras que pasaron en periodismo, pero en esta ocasión me referiré sólo a dos de ellas.

1) Los "beneficios" que recibieron algunas personas en lo que respecta a la aprobación de los cursos correlativos.

Como ustedes saben, para poder hacer Historia Contemporánea II, hay que haber aprobado Historia Contemporánea I. Pregunta ¿por qué había gente que no aprobó Historia Contemporánea I tomando la clase junta conmigo de Historia Contemporánea II, considerando que yo sí aprobé el curso?

Respuesta: la mano negra de la administración de la facultad que no aplicaba la ley pareja que no es dura. Y lo digo porque hubo compañeros que reprobaron Historia I y que no pudieron hacer Historia II, así de simple.

Eso no es justo. O hacemos la vista gorda con todos o ninguno.

A este tema hay que sumarle lo que llamo "el lloriqueo mamón asqueroso" de estos típicos personajes que conseguían todo por debajo de la mesa, gracias a sus excusas terribles y, me imagino, a sus trágicas historias de vida.

Todos tenemos trágicas historias de vida. Todos tenemos parientes que se mueren, padres que se fueron, novios que nos dejaron, enfermedades graves; sin embargo no todos fuimos a pedir misericordia, sino que apechugamos y dimos la cara y asumimos nuestros errores y los compensamos... como corresponde que haga un adulto que está
estudiando una carrera universitaria en una institución de "élite".

Por eso detesto a los maricones llorones y a la gente que se excusa constantemente. Hay que ser hombres y mujeres con las gónadas bien puestas.

2) Los "beneficios" que obtuvieron algunos debido a su "reputación" con los profesores.

De esta situación sólo conozco un caso, pero no me cabe la menor duda de que hay decenas.

Cuenta la leyenda (confirmada por muchas fuentes) que para un examen final de un ramo importante de nuestra carrera, hubo un compañero que recibió su nota aprobatoria a pesar de que por su desempeño debería haber estado bajo el 4.0 necesario.

Pregunta ¿por qué lo dejaron pasar si rindió un mal examen? Respuesta: Porque las profesoras lo conocían y sabían que él dominaba la materia y que probablemente este episodio era eso, un episodio.

Yo entiendo que a veces a los genios nos pasan cosas humanas (volvemos a lo mismo: se nos mueren los parientes, nos patean los novios, nos diagnostican colon irritable, nos cortan el agua, andamos con intentos suicidas), pero mala suerte.

El día que rendí la PAA tenía el PEOR DOLOR DE GUATA QUE HAYA TENIDO EN MI VIDA. Me tuvo que ir bien igual, o acaso iba a ir a la DEMRE a decir "ay, es que me dolía la guata mucho, pero soy brillante". No po, eso no se hace.

Uno asume sus circunstancias y a veces nos juegan malas pasadas.

Seamos generosos: este compañero de verdad estaba en un mal día, pero dominaba la materia. Bueno, que lo dé mañana. Así se arreglan estas cosas. No estoy en contra de las oportunidades, pero hay que hacer que sean eso: oportunidades, no ilegalidades.

Acá el compañero no es culpable, porque dudo que si a alguien le ofrecen hacerle pasar un examen, diga que no (me imagino que habrá gente así, pero no es el caso de muchos); son las profesoras.

Sin embargo el compañero tampoco es 100% inocente, porque si te pasa eso TIENES QUE MORIR EN EL ABSOLUTO SILENCIO. Una cosa así no se habla, es un deshonor que se calla para que no pase que un día alguien como yo se entere y quiera poner nombres en un blog linkeado por otros compañeros.

No daré nombres por esta vez. Pero mi cruzada por la probidad universitaria continuará.

Y continuará por dos razones:

1) Porque la única vez que me acerqué a la Secretaría estudiantil fue para que me dejaran tomar 8 cursos, no para que me los aprobaran por debajo de la mesa, sino para que se me autorizara a tener sobrecarga y así terminar el último semestre con uno solo y no tener que pagar.

2) Porque una de mis amigas podría ir en cualquier momento a la secretaría a contar su historia y obtener todos los beneficios que desee (pues es una historia real), sin embargo no lo hace. Por qué. Porque esas cosas son de sucios, y ella es de las mías.

3 comentarios:

Patricio Mujica dijo...

Gente de mierda. Ahora que lo pienso, este tipo de cosas debe pasar hasta en los exámenes de grado.

Y hay quienes pasan.

Cintia Figueroa dijo...

Oh, ha vuelto La Cicuta en gloria y majestad...y con lo prometido!!
¿puedo dar el nombre? í que sí, si que sí!
jajaja.
No, pero en serio, esto es serio, tampoco me olvidaré de aquellas chicas que hacían taller II y III al mismo tiempo o que extrañamente aparecían en taller III y en per de investigación al mismo tiempo...un error de la web debe haber sido, nada más

Luisa dijo...

Por supuesto! un error de la web... no hay que ser mal pensados. No, no.

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin