7 de julio de 2008

Tengo tos, debe ser pulmonía mortal

No hay nada más hipocondríaco que un hombre. Quizás mi hermana da buena batalla por el cetro, pero creo que en la suma (de todos los miedos) son los machos los que se alzan como ganadores a la exageración de toda materia relativa a salud.

Se me viene esto a la mente porque anoche me picó algo. No sé qué. Podría ser una simple pulga, una avispa (que me han estado acosando últimamente), una araña, whatever. Y me veo la mano y me digo "bah, qué raro, me duele" y entonces pienso que un hombre pensaría que es grave, que hay que amputar la mano ya y con ella el brazo para prevenir la extensión de la posible (más que seguro en realidad) mortal enfermedad causada por desconocida picadura... O, en otras palabras, hay que ir al médico.

Me ha tocado conocer un par de mujeres que siguen esta misma onda, pero nada le gana a los episodios de algunoso amigos que pasan de la extravagancia a la estupidez en un segundo. Gente con gran formación académica, distinguidos pensadores, que al momento de un dolor de guata, de cabeza, una leve fiebre o una torcedura de pie, se sienten ad portas de dejar este mundo o, lo que es peor aún para mi gusto, con la necesidad imperiosa de acudir al galeno bajo el riesgo de poder morir si no se consume algún medicamente milagroso.

¿CUÁL ES EL CHAMEGO CON LOS DOCTORES? Mientras más lejos, mejor. ¿O no? Es como lo lógico.

Ojo, no confundir con aquellos que son tan estoicos que resisten una apendicitis hasta que se transforma en peritonitis y van a la rastra a la posta. No. Acá estamos hablando del ejemplar masculino con 1) baja resistencia al dolor, 2) delirio de persecusión (todas las enfermedades lo acosan a él) 3) mala influencia de sus cercanos (es decir, los padres, los amigos, la novia, el abuelito, le han dicho en reiteradas ocasiones que ese dolor debe ser CÁNCER O SIDA, entonces lo tienen convencido de que está en etapa terminal).

Esto me lleva a otro tema: la famosa somatización. Dícese de ella que es la acción y efecto de somatizar, del cual dícese que es "Transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria" (RAE).

Esto es, por ejemplo, cuando alguien está muy atrasado con su pega, o cuando está bajo mucha presión y lo que hace la sale como las weas, y entonces de repente pierde la voz. O se pone a vomitar en las esquinas. O le viene esto de la fiebre (que me parece una gran mentira, por cierto) y ¡zas! que venga el médico.

Y el médico no es tarado. El médico sabe perfectamente que lo que te pasó es que eres un incompetente en tu trabajo y no fuiste capaz de hacer nada bien (o que estás bajo mucha presión y estrés... yada yada), pero obviamente no te puede decir eso porque si te lo dice, la próxima vez que te pase (y es seguro que te pasará porque esto de ser incompetente no se quita con remedios) no lo llamarás porque ya sabes que se debe a tu incompetencia. ¿Cómo lo resolvemos? El médico te miente. Te dice cosas como que se te corrió mucho una costilla o se reventó tal vaso sanguíneo o se te movió la médula espinal, qué sé yo. Y te da alguna de esas pastillas que no se hacen nada.

Yo me cago de la risa. No puedo hacer menos. Me río 1) de la gente que cree que se está muriendo por una tos 2) de los que cuentan como gran hazaña que se les meneó la médula espinal y por eso se están muriendo por una tos 3) de la fiebre 4) de la tos.

Estas cosas se pasan solas. La fiebre se va sola, el resfrío se va solo, el dolor de cabeza, de guata, todas las cosas menores, en resumen, se van solas. Tan fácil como vienen, tan fácil como se van.

Y esto se lo deben meter en su cabeza los hombres. He dicho. Caso cerrado.

3 comentarios:

El Cuervo dijo...

Como bien dices la hipocondria si bien no es exclusiva de los hombres, si somos estos quienes la fomentamos la mayor parte de las veces, no por nada históricamente las féminas son mas resistentes que uno, no confundir con fuertes (fuerza física), por algo son ustedes quienes dan a luz a los niños, no quiero ni imaginarme a mi acostado boca arriba sobre una cama, de piernas abiertas y pretender que salga de mí un ser vivo, por eso mi admiración, felicidades por ser mujeres, ya me voy que me estoy sintiendo mal, je, je, je. El Cuervo te saluda desde México.

Anónimo dijo...

Estoy bastante enfermo a continuacion te relato porque ,
cada vez que paso como ,alma en pena, por este sitio ,me enfermo ,SI como lo leiste
ME ENFERMO ,la razon es
que no tengo
un Computador MAC- QUE CREO USAS
NO ES ENVIDIA ,
Y LO leo deSde un ciber publico ,
sabes cuanto se demora en cargar esta web -
como usando youtube -al ingresar a este sitio me provoca que se cierren los demas archivos y vistas DE OTRAS WEBS que ocupo .

Como vez ,Aunque me Enferme de ira colera y rabia ,ademas de salir canas -,igual paso por aca ,
que enfermedad puede ser esa .
una bastante Rara creo .
un saludo
L.

Palbo dijo...

Al que quiera entender, yo le prometo
a la Verdad acceso. Y el camino
es desentreverar un pergamino
escrito en el reverso de un boleto.

Todavía hay quien piensa que la posta
lo espera en cierto libro inmaculado
de ricas miniaturas ilustrado,
en lugar de en el cielo y en la bosta.

Dejáte de joder y sé feliz;
no te tomes en serio las teorías,
y en vez de hacerte el bueno, sé mejor.

La realidad es el calor del pis,
las lunas, los intérpretes, los días,
las lágrimas, las muertes, el amor.

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin