12 de junio de 2009

Yo firmo por la democracia

La gracia de la democracia es que se sustenta en la idea, cada vez menos real, de que el poder lo detenta la ciudadanía. Su premisa central es, en este contexto, que cualquier persona puede postularse para la presidencia de un país porque reconoce a los individuos como iguales en derechos.

Nuestras leyes, sin embargo, no permiten que esto se concrete. Cómo olvidar cuando el Aucán Huilcamán no pudo postularse debido a que no contaba con los recursos suficientes para pagar la legalización notarial de las 30 mil firmas que son exigidas. Es un platal... y necesitar 30 mil firmas para poder postularse a la presidencia es una estupidez. Peor aún es que tengas las 30 mil firmas y no sean válidas porque no son notariales... UNA RISA.

Es por ello que estoy en contra de los obstáculos que la ley impone a quienes desean llegar a la presidencia. Me da igual quiénes sean estas personas, si es el Aucán, si es Pamela Jiles o Luli, lo importante acá es defender el principio de que todo ciudadano tiene derecho a ser candidato presidencial. Es lo mínimo en una sociedad libre y democrática.

Es por eso que yo voy a firmar a la notaría para contribuir a que Marco Enríquez-Ominami sea candidato presidencial.

El día de las elecciones votaré nulo. El día de la segunda vuelta votaré nulo. Todos son una mierda. Ése no es el punto, el punto es, reitero, que todo ciudadano tiene derecho a ser candidato presidencial.

Por suerte este aspirante a candidato tiene el dinero suficiente para que podamos hacer este trámite gratis. Si no fuera gratis, no iría... obvio, la plata no está creciendo en los árboles por estos días. ¿Es injusto? Sí. Es injusto que hoy Enríquez-Ominami tenga al menos la posibilidad de conseguir las firmas porque tiene la plata, mientras que el Aucán no pudo en su momento por falta de recursos.

Pero bueno, eso es otro problema. Me interesa que todos quienes quieran ser candidatos puedan serlo. Defiendo ese principio. Lamento que sea una cuestión de plata lo que mantenga a algunos más alejados de esta posibilidad, pero al menos podemos apoyar esta opción para dar la señal cada vez más clara de que es una vergüenza cumplir con requisitos ridículos para aspirar al poder. Es una muestra del miedo parido que tienen la Alianza y la Concertación por cualquiera que levante un poco la cabeza y quiera quitarlos del camino... lo que sabemos que no va a pasar y, nuevamente, ése no es el punto. El punto es la posibilidad y la libertad de postularse.

Las elecciones se definen en regiones y en regiones cuenta la plata. Las promesas, los carteles, las giras, la propiedad de los medios locales de comunicación.

Y financiar una campaña de norte a sur en el país más largo y angosto del mundo requiere platita chin chin y bastante. Platita que los Piñeras y los Freis tienen de sobra por su riqueza explotando los recursos de este país. Platita que los Enríquez-Ominamis podrían conseguir con esfuerzo, pero platita que nunca tendrán muchos otros que quizás son mejores opciones... pero al menos deberían tener la oportunidad de intentarlo.

Como sea. Firmo por Marco no porque me gusten sus planteamientos, aunque son mejores que los otros dos sacos de weas, pero insuficientes, sino porque amparo su derecho de ser candidato, así como amparé el de Aucán y ampararía el tuyo y el mío.

Eso es democracia. Yo firmo por el derecho ciudadano.
Infórmense acá.
En un próximo boletín democrático les contaré todas las cagadas que se mandó Frei y que nadie recuerda salvo yo, por lo que llamo a todos a no votar nunca por este pelafustán que me parece peor que Piñera porque de Piñera al menos conocemos de dónde viene y para dónde va: desde el mal y hacia el mal; mientras que Frei se disfraza de hijito de papá demócrata y es un tirano incompetente más.

1 comentario:

°°JanEKew°° dijo...

Yo también iré a firmar por OMINAMI, aunque siempr ehe votado NULO jajaja


:-p

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin