13 de junio de 2010

Vidal y Velasco: dos viejas culiás que se mandan recados por el diario

Estaba todo bastante tranquilo en mi vida. Mi mayor molestia de esta semana que viene era tener que pegarme el TREMENDO PIQUE al teatro Camino pa ver una obra infantil... Ok. Es a la chucha, pero bueno, una micro y los pies te llevan, una micro y los pies te traen.

Así transcurría mi vida superficial, entre tartas a las que olvidé echarles sal, sesiones de maquillaje a mis amigas y profundas conversaciones de negocios con mis socios, cuando Vidal y Velasco vinieron a sacarme los choros del canasto. Porque no me puedo referir de otro modo al enojo que me han causado estos dos pelotudos.

Vidal es divertido. Le tengo mucho cariño porque me hacía reír en los gobiernos anteriores con sus declaraciones. Si bien es la pesadilla de los asesores comunicacionales porque no obedece nada, era un tipo apasionado que no se guardaba nada.

Velasco me cayó un poco mal por ser tan recontracagao con la plata, pero bueno. Era un ministro piola, tranquilo, que hacía su pega al parecer.

Hasta ahí andaba todo bien.

Luego, la Concertación decidió que Frei iba a ser nuestro candidato para las elecciones del año pasado. Y si no era Frei, era Lagos; y entonces yo ya empecé a reflexionar acerca de hasta qué punto vamos a dejar que nos metan el pico en el ojo. Somos una sociedad que duerme constantemente, a la que nos molesta todo, pero no estamos dispuestos a hacer nada para solucionarlo. Sin embargo, sorprendentemente, estuvimos dispuestos a decirle a la coalición imperante algo muy cierto: si las cosas van a seguir siendo como han sido durante estos 20 años, entonces podemos considerar no volver a darles el poder.

Porque no es que ganó Piñera, es que perdió Frei porque nos aburrimos tanto que dijimos basta. Y basta a muchas cosas, pero principalmente a lo que están haciendo estos dos pelotas a través de la prensa: basta de los conflictos BARATOS y BAJOS que no hacen ningún bien a la ciudadanía. Basta de este conventilleo infantil que más se parece a la relación que las adolescentes tienen con sus amigas cuando están todas detrás del mismo chico.

Por favor. Esto es política, no es la pieza de mi hermana a los 15 años. Que éste dijo esto y que yo le contesto y le mando decir esto otro; que la presidenta me prefiere más a mí, que la gente no te quiere, que la ésta te manda decir esto.

WTF. O sea de qué estamos hablando. Cuando leí la entrevista a Vidal el domingo pasado me pareció bastante curiosa, disfruté algunas partes, concordé con otras. Pero en realidad son este tipo de cosas las que terminan por dañar la confianza de la ciudadanía en los políticos que tenemos. Son estas peleas chulas y picantes las que nos alejan, por ejemplo, a los jóvenes de la cúpula dirigencial y del activismo... y a algunos incluso del voto.

Parecen dos viejas culiás tratando de sacarse los ojos con los palillos de tejer al frente de todo el vecindario.

Es tan cierto: tenemos los políticos que nos merecemos.

Pero tan bien es cierto que ya es hora de que nos merezcamos algo mejor. Yo, al menos, voto por eso.


Ps: Para los absolutamente perdidos en el universo que olvidaron lo que es un diario, de esto y de esto estoy hablando.

4 comentarios:

Lorena dijo...

No puedo callarme... estoy TOTAL, ABSOLUTA Y COMPLETAMENTE de acuerdo contigo!

Luisa Ballentine dijo...

:)

Nicolás dijo...

No quisiera ser abogado del diablo ni menos atacar en forma general a un gremio-profesión, sin embargo me pregunto cuanta culpa tienen los periodistas o las lineas editoriales de los medios que dan tribuna y espacio a estas pequeñeces humanas. Incluso me da la impresión de que fomentan este tipo de situaciones transformándolas en noticias. Por otro lado nada justifica que nuestros políticos supuestos representantes de opinión y en quienes se descansa para que velen por los intereses de la población, se presten para este tipo de pelotudeces. Yo leo el diario sin embargo suelo saltarme esa parte...

Luisa Ballentine dijo...

:)

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin