6 de diciembre de 2009

El día que gané

Comenzó como un viernes 4 de diciembre normal. A primera hora maquillé a mi mamá para ir a la ceremonia de graduación de mi hermano; y mi hermana y yo le fuimos a comprar un regalo: un celular. Esto después de pedir en Falabella que me dejaran de tener como cliente estudiante universitario, porque me cobraban tasas de interés más altas, y me aumentaran el cupo de la tarjeta (para ir a hacerla mierda).

Después de eso partí al centro a comprar una maleta de maquillajes de Estée Lauder y un perfume. Porque vida nueva, perfume nuevo. Así es que ahora mi aroma es otro. Y es espectacular.

Me fui corriendo a la casa a esperar que llegaran todos para almorzar y entregar el regalo. Así fue. Llegaron, comimos y todos estábamos expectantes porque se venía la ceremonia de premiación mía.

Los 10 finalistas del concurso no sabíamos nada. El viernes pasado tuvimos una entrevista con el jurado y eso fue todo. Yo percibí que me había ido bien, pero no lo sabía a ciencia cierta porque fui la segunda, entonces había 8 después de mí que podrían haberlo hecho mejor. Lo que no pasó, obviamente.

A las 4 empecé a alisarme el pelo. Entre medio nos enteramos de una hermosa noticia monetaria para el proyecto y mi mamá me tenía llamando al banco una y otra vez y yo me empezaba a poner histérica porque me tenía que arreglar mi pelo y no me dejaban.

A las 18:30 tenía que estar allá para ensayar. Ensayar qué, me preguntaba yo, pero después supe que sería necesario porque la cosa fue como un reality show. Terrible.

Me terminé de potenciar con mi pelo liso y mi maquillaje nuevo, además de mi ropa nueva, y partí rumbo a la gloria.

La ceremonia era exactamente donde hace dos años me gradué de la universidad. El mismo salón, pero con distinta distribución. Cuando entré había una alfombra roja y nos estaban esperando. Los ganadores de años anteriores estaban exponiendo con sus emprendimientos y dando a conocer sus negocios. Fue muy motivador.

Poco a poco empezó a llegar mi gente: mis papás primero, luego mi Margarita, mi Tomás y finalmente mi Kjesed.

La cosa empezó a las 19:30 con un muy rico cóctel, tragos, jugos, cosas para picar (pero yo no comí nada porque estaba al borde del colapso nervioso), y la expo de emprendedores. Luego nos pasamos a sentar y empezó el show. El presidente de Shell dio un discurso y luego nos hicieron subir al escenario a los 10 para que nuestros consejeros nos entregaran un regalo que terminó siendo un mouse inalámbrico que le llevaré de regalo a mi proletín.

Estuvimos arriba un montón de rato porque nos teníamos que sacar fotos con nuestros consejeros y luego el maestro de ceremonias, más conocido como el Tío Conductor, nos leía palabras que habían enviado nuestros consejeros. Finalmente nos hicieron sentar en unas sillas que había sobre el escenario. En este punto ya no hubo marcha atrás, yo no bajé del escenario hasta que todo terminó.

Mostraron un video con testimonios que habíamos dado el día viernes en la entrevista con el jurado.

Acá procede hacer un paréntesis para explicar que el viernes 27, el día de la entrevista, había máxima producción, teníamos rica comida y jugos, una maquilladora para potenciar nuestra belleza, un videísta y un fotógrafo. Todos ellos sacaron lo mejor de nosotros, y entre medio nos iban llamando para subir y comparecer ante el jurado de la mano de la directora de Desafío Joven, una argentina divina, hermosa y amorosa hasta morir que nos daba ánimo antes de entrar a la cámara de los lores.

Regresando al 4 de diciembre, mostraron el video que grabamos ese día, con distintas partes y un bonito montaje de todo. Al terminar el video nos habían dicho que iban a entregar unos recuerdos a los 7 finalistas que no ganaban ningún premio y que ellos tenían que bajar del escenario en ese momento.

Sube la directora a entregarlos y el primer nombre que anuncian dice "María..." y todos nos queríamos morir... "Carolina", jajajaja, y todos respiramos. Porque yo me llamo María Luisa legalmente, no olvidar. Luego pasaron los 6 siguientes y tras cada uno que eliminaban yo me sentía más tranquila. Cuando faltaba una persona para irse, el maldito tío conductor dice "Bueno, hay una persona más que no ganó y que tendrá que abandonar este escenario" y me lo decía mirándome fijo... yo pensaba que era yo!! Maldad absoluta.

Cuando quedamos 3 mujeres finalistas (única vez en la historia del concurso, cabe señalar), ya me tranquilicé porque dije "de este escenario bajaré al menos con la dignidad del tercer lugar).

Nos invitan a ponernos de pie mientras detrás de nosotras se proyectan 3 gigantografías con nuestras fotos. Y el tío conductor empieza a preguntarnos si estamos nerviosas y qué íbamos a hacer si ganábamos. Luego ponen un video donde decíamos qué íbamos a hacer si ganábamos porque el día de la entrevista nos habían preguntado eso mismo. Y yo dije "Yupiiiiii" y lo repetí en el escenario.

En un momento pregunta algo más que no recuerdo y yo le digo "Esto parece Rojo", porque en verdad parecía Rojo po, en cualquier momento nos íbamos a comerciales.

Cosa que finalmente se anuncia el tercer lugar y era una de las niñas. Yo feliz, tenía asegurado el segundo fijo, pero siempre deseando más.

La otra finalista que quedó conmigo estaba histérica, además no era chilena y no entendía mucho español, así es que sus nervios se incrementaban mucho más. Ahí nos preguntó en quién estábamos pensando, ella dijo que en su pololo, yo dije que en mis papás que estaban ahí y mi mamá saltó del asiento y empezó a batir las manos tal cual si estuviéramos en un programa de TV y todos reían. Era muy weno.

Al final el tío conductor dice "Bueno, vamos a ver a la ganadora en pantalla" y de pronto me sentí como en America´s next top model (porque en la final la ganadora aparece en pantalla) y comienza una cuenta regresiva tipo cine "5, 4, 3, 2, 1" y aparece mi foto gigante en el escenario.

Y sólo atiné a gritar y aplaudir, jajajajajaja, estaba demasiado feliz por mí. Jajaja, un momento de egoísmo, yo yo yo, la mejor la mejor la mejor.

El presidente de Shell me entregó mi premio consistente en $3.000 dólares y una beca para integrar el círculo de emprendedores por un año. Ahí me estarán asesorando para la realización del negocio que se viene.

Y eso fue po. Quién hubiera pensado que lo que comenzó como una aventura en un concurso de negocio iba a terminar con la obtención del primer premio. Al finalizar me acerqué a todo el equipo de Shell para agradecerles el honor y la confianza y la directora me decía "Diosa, sos una ganadora, sos lo máximo" y yo la amaba porque además me recordaba el acento de mis amigos argentinos que estaban cruzando sus dedos por mí en ese momento.

Al bajar del escenario los saludé a todos. Mis amigos estaban felices, saltaban, fue espectacular. Y nos hacía falta mi proletín, el ausente de la jornada, pero presente en alma (que además me sorprendió con un llamado larga distancia desde los estados juntos).

Termino este reporte con uno de los aciertos del fotógrafo Tomás: mi consejera y yo prontas a abrazarnos tras la obtención del primer lugar con mi foto gigante de winner de fondo: yeiiiiiiiiiii. Y con la plata me voy a la playa el otro fin de semana (no éste porque hay elecciones) y luego a los estados juntos a ver a mi proletín y darme un gusto viajando.

En una próxima entrega les daré el detalle completo del negocio ganador... porque se viene. Ya no será un secreto. Pero se aguantan hasta la próxima entrega. También les contaré lo que significa ganar este premio. Hoy me remetí a la descripción, pero hay mucho significado por descifrar.

Flash.

5 comentarios:

Lorena dijo...

Mi queridísima Luisa.

Estoy muy muy feliz y emocionada. Pensé en ti y recé para que todo resultara bien para ti esa tarde, por todo tu empeño, tus ganas y el corazón que habías puesto en esto. Me imagino el corazón hinchado de tus papás, hinchado de orgullo, pero sobre todo, de alegría porque te ven feliz, así somos los papás... no hay mayor alegría que la alegría de los hijos cuando van haciendo las cosas bien y uno los ve florecer con lo que aman.
CON TODO MI CARIÑO Y EL DEL TÍO "JANO" Y LA KIKA ...Y LA GRETHEL Y LA AGUSTINA Y CARLOS Y LA MILKI... TE QUEREMOS Y ESTAMOS FELICES POR TI

°°JanEKew°° dijo...

Luisa, qué grande que eres, todo lo que has conseguido te lo mereces porque has luchado por ello, por siempre salir adelante y ser la mejor.
Te quiero mucho washis y lleve abrigo pa los iunaites porque hay nieeeve jajaja

Marulista dijo...

Ahhhh

te he felicitado por demasiados medios y ya me aburrí.

Pero toy tan feliz por ti, tan demasiado feliz.

Ahora se viene lo más grande, importante y complejo, que será poner en práctica todo, la materialización y bueno.
Ya sabes que estoy ahí para ayudarte.

Besos querida.

M.

Daniela González Albornoz dijo...

BRAVOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
CLAP CLAP CLAP CLAP BRAVOOOOOO!!!!!!!
excelente relato. me sentí en el público. muchos BRAVOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Luisa Ballentine dijo...

Tía Lorena! Muchas gracias por todo el apoyo que me dan todos ustedes. No sería lo mismo sin la gente que cree en los sueños de uno y los hace propio. Me siento como una más de la familia! jajajaja.

Mashiiiiiiiiiiii, mi wachurri, muchas gracias por tus palabras. Las valoro mucho porque ambas sabemos lo que es dar la pelea y que a veces las puertas se cierren en la cara. Pero poco a poco lo vamos logrando. Te quiero mucho, amiga.

Mi Maruuu, jajajaja, me has felicitado ene. Sé que cuento contigo y eso es lo más importante. Siento tu energía positiva día tras día y espero que tú sientas la mía también que siempre tiene pensamientos y buenas vibras para ti.

Daniiiiiii!! Ahí el espíritu emprendedor a full! He visto varios textos tuyos en la revista Mujer, así es que me alegro mucho de eso! Nos está yendo bien, puro tirando pa arriba. Gracias por tu apoyo constante a través de este medio!

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin