29 de marzo de 2011

Epidemia de emos depresivos

Siempre han estado ahí. Muchos son (o eran) tus amigos. Son ellos, los emos depresivos. Antes eran depresivos a secas, pero hoy algunos ostentan el prefijo emo debido a su emotividad.

Son esas personas a las que ABSOLUTAMENTE TODO EN LA VIDA LES SALE MAL. Es una cosa increíble. Puede ser que estén cumpliendo su meta de estar estudiando una carrera que les gusta (de hecho pueden haber sido tus compañeros de la U, por ejemplo), pero ellos no son capaces de ver eso, se quedan en el hecho de que les cuesta mucho pagar la carrera o que les va como el hoyo en los cursos. Incluso cuando pasan las materias, se pegan en que tuvieron mucha suerte y en todas las circunstancias que podrían haberles hecho no pasar... AUNQUE PASARON. Yo sé que los conocen. Ni decir los que en realidad no querían estudiar eso... QUÉ HACEN AHÍ!!

Sé que en estos momentos se les vienen muchos nombres a la mente... es que son una epidemia.

Son aquéllos que, además, siempre están enfermos. WEÓN, SIEMPRE LES ESTÁ PASANDO ALGO MALO CON SU SALUD. Es atroz. Nunca están sanos. Nunca te dicen: estoy viviendo un período tranquilo de bienestar. No, para ellos es "ahora no tengo un brote de XXX enfermedad, pero... estoy teniendo problemas a la rodilla". WTF. Atroces.

Para ellos el mundo es un gran hoyo negro que siempre los está tragando y nada es digno de una sonrisa. Todo es oscuro, todo es terrible, todo es terminal y definitivo.

No tienen humor. Todo les parece excesivo, todos los chistes los encuentran machistas, homofóbicos, xenofóbicos.

Son personas que se toman muy en serio el FaceBook. Y más en serio aún, el Twitter culiao ése.

Son personas para las que todos los demás, aquellos que les va bien, que les gusta vivir, que disfrutan de la vida, tienen lo que ellos no han tenido jamás: SUERTE. Suerte de tener un buen trabajo, de que gozan, de que tienen pololo, de que tienen amigos, de que andan siempre contentos cagándose de la risa. SUERTE.

Para ellos ésa es la palabra mágica: suerte. Todos los demás tienen esa suerte que ellos no tienen. Cuando nosotros sabemos que la suerte no existe.

Dior se ha ensañado con ellos dejándoles una existencia que LUN ejemplificó tan bien en ese memorable titular de hace algún tiempo: LA VIDA DEL EMO, 24 HORAS CON PENA.

Les encanta sentirse tristes y miserables y contarle al mundo que, nuevamente, ese proyecto en que se embarcaron les salió mal. Les encanta compartir sus anécdotas losers, porque reafirman su vida de mierda y cómo han sido tocados por la varita de lo negativo y cómo sobre ellos hay una nube invisible que les llueve todo el día encima de la cabeza. Mientras afuera... HACE SOL.

Emos depresivos... me hacen tanto reír!

2 comentarios:

Cintia dijo...

me río musho, musho, musho, y sí se me vienen hartos nombres a la mente, veo algo de mí tb, jajaja, era q nO!

Luisa Ballentine dijo...

jajajajaa, tranquila, ya se viene un posteo especial sobre tu "problema", jajajajaa

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin