16 de abril de 2011

Aguante FaceBook

Una de las herencias de mi mamá, ha sido la enorme cantidad de personas que hemos conocido. Y yo no me olvido de la mayoría. Lo que es extraño, dada mi mala memoria.

Puedo recordar viejos arrendatarios, amigos de la infancia, lo que se les ocurra, incluso esa gente sin casa que mi mamá llevaba a vivir, jajaja. Y además me daría ganas de verlos, pero pienso que no deben acordarse de mí, ouuuuuuuu.

Gracias a FaceBook mi mamá encontró a su primo de Iquique que no veía hace 20 años, y ellos viajaron a Santiago y almorzamos y todo eso.

Ahora, encontramos a un ícono máximo, la tía Kelly. La tía Kelly es lo máximo, se los juro. Amiga de mi mamá desde la época en que estudiaban juntas técnico laboratorista dental, me acuerdo haberla visto muchas veces en la casa cuando yo era chica y lo pasábamos bien, jajajaja. Qué buenos recuerdos.

Años después ella estuvo visitándonos en el departamento. Ya tenía un hijo también, el Matías si no me equivoco.

Y luego creo que ya se perdió el contacto, o no recuerdo otra visita. Hasta ahora, que hemos vuelto a reencontrarnos con la tía Kelly gracias a FaceBook.

Es lo máximo. Twitter no puede contra estos reencuentros preciosos.

No vaya a aparecer mi papá no más... jajajjaaja, ese tipo de chistes sólo los puedo hacer yo, ah! No se pasen de la raya :P

2 comentarios:

Juan dijo...

jajajaja, eres terrible!

Luisa Ballentine dijo...

jajajajajajaja, lo soy

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin