5 de junio de 2008

Graduación y Bernales

Vamos a aclarar este tema porque ya se nos está yendo de las manos.

LA DE LA FOTO SOY YO.

Lo que pasa es que es la foto de la graduación. Es decir, maquillaje, peinado, vestido y además mucha felicidad por dejar atrás la universidad forever and ever.

Pero SOY YO.

AUNQUE AHORA NO ME PAREZCA A ESO, es MI foto.

Me la tomó el fotógrafo de la previa, el que toma las fotos afuera de la graduación, digamos, y salí como una modelo de Yves Saint Laurent (ya que estamos) en casi 20 fotos que TUVE QUE SABER COMPRAR porque es poco probable que vuelva a verme tan biutiful.

Así es que basta de especulaciones.

A veces, de vez en cuando, digamos, trato de parecerme a la foto. Y lo consigo.

Pero me da lata. Es todo. Lata.
Y pasando a otro tema... no podemos dejar de hablar del general (disque) "del pueblo".
Érase una vez un día soleado de mayo cuando murió el general Bernales con su esposa y otros 4 chilenos.
Tristeza en la nación y en la presidenta. Sí. Tristeza en la familia de ellos. Bueno, etc.
Érase un día viernes de mayo en la noche cuando llegan los restos de general Bernales y compañía a Chile y ZAS, se desata la ola de homenajes populares con gente saliendo a las calles y portando banderas y la TV transmitiendo las 24 horas sin parar, la historia del general "del pueblo".
Yo miraba este fenómeno y me entró el terror y el pánico. Es la mayor INVENCIÓN TELEVISIVA que me ha tocado ver en mis cortos pero bien vividos, 24 años.
Señor, señora, abuelita. La gente NO CONOCÍA A BERNALES. Lo ubicaban un poco como ubican a todos los que salen de repente en la tele. Recordaban a los lejos que había llorado por los carabineros muertos y un sinfín de otras historias de "humanidad" que, si bien son ciertas, están SOBREDIMENSIONADAS. Por dios santo. Ni que se hubiera muerto la mismísima presidenta habría tanto alboroto.
Señor Bernales y su séquito fueron y siguen siendo (los que quedan), responsables de mantener la política de represión brutal que exhibe actualmente Carabineros de Chile, arrojando bombas lacrimógenas a diestra y siniestra por todo el centro de la ciudad para dispersar a NIÑOS con uniforme escolar que luchan por una mejor educación.
A ver... no seamos ingenuos tampoco. Los niños hacen mierda los autos, destrozan todo y roban. Bueno. Pero la política de CONTROL POLICIAL (no de represión) tiene que estar acorde con eso y desarrollarse de mejor manera. No puede ser que la cosa llegue al punto de que la Alameda se vuelva intransitable por las bombas y el guanaco y los carabineros vestidos como verdaderos robocop que infunden miedo y parecen estar enfrentando un ataque de Estados Unidos en vez de un puñado de estudiantes.
Me opongo al uso de la lacrimógena. Me opongo a la política de disuación de cualquier intento organizativo para dar la lucha (recordar cómo se reprimió a la gente que espontáneamente protestó por el Transantiago en las afueras del Metro debido a que las estaciones estaban COLAPSADAS Y TODO ERA UN GRAN DESASTRE).
Me opongo a creer que el pueblo que salió el viernes y que siguió todo esto con bombos y platillos, estaba consciente de lo que hacía. Esto fue producto de la televisión. Les vendió una idea, se las metió en la cabeza y los obligó a actuar de un modo irracional, rindiendo honores a quien no los merece. Me refiero a honores populares, me refiero a que las pergoleras tiren pétaleos, me refiero a que al otro día ESTABAN AGOTADAS LAS FLORES EN LA CIUDAD. Me niego a creer que eso fue un sentimiento popular real porque no lo fue. Fue una alienación.
Y entonces me digo: dios mío, ojito el poder de la tele. Cuando todos creen que está en decadencia y que nadie ve noticias y que no sé qué, zuácate, los canales de TV se mandan este golpe de estado a la conciencia y consiguen movilizar masas por algo INJUSTIFICADO.
Todo bien con los honores de carabineros y de gobierno y CASI CASI con el duelo. CASI. Pero el trabajador que toma Transantiago y no tiene derecho a expresarse, o el padre de ese hijo golpeado en manifestaciones, debería haberse quedado en casa. Lo que nos reduce 100% la presencia de gente en la calle.
Pero la gente salió. Y no sabe por qué exactamente. Siguió un modelo de conducta dictado por la tele.
Hay que tener miedo de la pantalla.
Yo iba saliendo de Bengala. Por si acaso.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

toda la razon en 88% ,bien a mi las fotos de graduacion me las compraron nose quien fue ?¿sospecho de 2 compañeras y se las llevaron ,lo de la represion no fue tanta ,en australia o eeuu es muy fuerte aparte que los policias son como equipo de rugby ,ah en lo demas una desviacion de la atencion publica tremenda .

para laas lagrimogenas es bueno el limon no rsfregarse los ojos y este cursito .
un saludo
http://www.dalealplay.com/informaciondecontenido.php?con=78187

hijodelaniebla.

Luisa Ballentine dijo...

Querido hijo de la niebla... QUIÉN ERES!! Estoy muy intrigada, margosh.

Quiero saberlo!

Anónimo dijo...

acercate un poquito a la pantalla
un poco mas soyjhjhjhjhjhj.
un saludo

Patricio Mujica dijo...

qué choriflais que le está quedando el bló, proletina =)

quip ap de gud güerk!

Relacionados

Blog Widget by LinkWithin